RELACIONES DURADERAS

Desarrollar una relación a largo plazo con los clientes se ha transformado en todo un desafío, en un escenario en que la oferta de productos y servicios es cada vez más extensa. Hoy cuesta 5 veces más conseguir a un nuevo cliente que retener a los que ya existen.

 

Las empresas –en especial las de membresía- están apostando a los “Clubes de Clientes” como una estrategia para conseguir su lealtad; al proporcionar beneficios basados en descuentos especiales, eventos exclusivos o alianzas con reconocidas marcas, según su patrón de compra y perfil de consumidor.

 

Aunque en su gran mayoría estos clubes están enfocados al cliente final, cada vez más empresas están apostando a fidelizar a quienes intervienen en su proceso de venta, es decir, a la fuerza de ventas y canales de distribución.

 

En otras palabras, un Club de Clientes puede ser su mejor herramienta para establecer una relación 1&1 con clientes o distribuidores –resistente a las acciones de la competencia- siempre y cuando ofrezca ventajas reales, realice promociones permanentes y esté constantemente retroalimentándose de lo que ellos esperan recibir a cambio de su lealtad.